domingo, octubre 04, 2015

VACACIONES OCTUBRE 2015

|

VACACIONES OCTUBRE 2015

Jueves 1 de Octubre del 2015


Queridos amigos,



Les escribo estas líneas con motivo de mi próximo viaje que me tendrá ausente de la oficina y de nuestras lecturas cotidianas, desde el lunes 5 de Octubre hasta la segunda semana de Noviembre próximo.


Durante estos días no tendré acceso regular al Internet ni a mis correos.
  

 
En los últimos meses la situación económica y financiera internacional se ha seguido deteriorando según lo previsto en mi carta de mayo pasado, replicada en algunos párrafos líneas más abajo para mayor abundancia, impactando duramente a los países emergentes, las monedas, el petróleo y los precios de los "commodities", el fortalecimiento notable del dólar norteamericano, típico de las épocas de crisis, y una retracción cada vez más marcada del crecimiento del producto mundial, ahora ya reconocido por todos los bancos centrales, lo que nos coloca claramente bajo la sombra del temor de una potencial deflación y de la recesión global, cada vez más inevitable.   
 
El artículo de principios de este mes de Doug Nolan, "The Unwind", al que pueden acceder mediante el "link" anterior, describe claramente la situación precaria de la economía global, los mercados financieros, las deudas y el crecimiento económico mundial, por lo que me abstendré de mayores comentarios.  También pueden acceder al ultimo articulo de Doug Nolan, "New World Disorder".
 
 
La reciente creciente y notable volatilidad de los mercados financieros, las dudas hamletianas de la Reserva Federal sobre las tasas de interés y la reciente caída de las bolsas, son solo una pequeña muestra de la descomposición de las economías y los mercados globales.


En realidad no podía ser de otra manera, si tenemos en cuenta que no se ha hecho nada en los últimos años para reparar los profundos desequilibrios estructurales en los fundamentos de la economía global, sino que más bien, por el contrario, se ha seguido "maquillando" por parte de los bancos centrales la insostenible situación económica y financiera global, profundizando los desequilibrios y la inestabilidad vía el constante crecimiento de las deudas, aumentando las ineficiencias y dilatando el necesario ajuste. El crecimiento estructural de la economía global es cada vez más frágil, dudoso e insostenible.


Hasta la crisis del 2000 y luego de la del 2008, ahora así llamada la Gran Recesión, la demanda global había sido “subvencionada” por un sistema financiero manipulado e intervenido, creando una demanda y una economía global ficticia, una recuperación así llamada "subprime", liderada por la FED mediante un crecimiento desproporcionado de las deudas, imposible de auto-sustentarse en un crecimiento de la economía real en el largo plazo. 



Deuda, deuda y más deuda, parece ser el mantra de la FED.

Desde entonces, la FED y el resto los bancos centrales de todos los países más importantes del mundo se han negado y se siguen negando a reconocer esta realidad, aceptando el inicio de un ajuste inevitable y estructural, regresando a un nivel real de la economía global de alguna manera manejable. Aún siguen abocados al esfuerzo de una gran represión financiera, manipulando e inflando irresponsablemente los mercados financieros vía una política monetaria de emisiones inorgánicas de papel moneda sin respaldo y muy bajas tasas de interés.

Las deudas de consumidores, empresas y gobiernos, eran y son insostenibles.

Por ello creemos que los bancos centrales no aumentarán de "motu propio" las tasas de interés de manera importante a corto plazo, salvo que este aumento provenga final y sorpresivamente de una crisis generada por la desaparición de la confianza de los inversionistas globales en los mercados financieros.

Inmediatamente sus deudas se volverían obviamente impagables y la crisis que tanto han tratado de evitar reconocer, sobrevendría inevitable.

Solo para mencionar al país con la economía más importante, la deuda de los Estados Unidos de Norteamérica ha crecido por encima de los 18 trillones de dólares, a más del 100% de su PBI. Y si incluimos las deudas contingentes internas, como el Seguro Social y los Fondos de Pensiones, algunos analistas calculan que la deuda norteamericana podría llegar a sumar entre los 80 a 120 trillones de dólares, es decir, entre 5 a 7 veces el producto bruto anual.

Para un análisis detallado del desarrollo de esta problemática y la verdadera situación actual, ver los artículos del blog, aquí, aquí y aquí.

Esta situación se ha seguido agravando en los últimos años y es insostenible en el mediano y largo plazo.  (ver articulo)

Para evitarlo, es que los bancos centrales han tenido que esforzarse en mantener ficticiamente una apariencia de normalidad en el "statu quo", inyectando cantidades innombrables de papel moneda sin respaldo a los mercados financieros y reducido las tasas de interés a niveles nunca vistos por largo tiempo, desde que la historia económica recuerda. (QE1, QE2, QE3, Q4, Abenomics, China, etc….)

Todo ello nos hace presumir que todo ello se lleva a cabo por el fundamentado temor a perder el control del esquema Ponzi mundial, que es lo que son ahora la economía global y los mercados financieros, y por ende se derrumbe el castillo de naipes enfrentando de golpe un ajuste económico enorme y hasta la posibilidad de una revolución social incontenible, guerras, etc.

El hecho es que el esfuerzo de política monetaria intervencionista llevada a cabo por la mayoría de los bancos centrales del mundo, en los últimos 15 años, más intensa y desproporcionadamente desde los últimos siete años, además, ha producido la transferencia más importante de riqueza que se recuerda en la historia, de manos de los pensionistas y los ahorristas, hacia las clases privilegiadas y los bancos. 

Mas importante todavía, se ha distorsionado y manipulado fundamentalmente las reglas de la economía del libre mercado con consecuencias funestas y aun impredecibles en el mediano y largo plazo para los consumidores e inversionistas del mundo, incrementando la locación  ineficiente de los recursos de inversión, además de multiplicar el costo de la inevitable implosión de los mercados financieros, tanto de las acciones, como de los bonos y otros instrumentos de inversión financiera.

Todo esto para no mencionar a los derivados financieros, estimados por algunos analistas en más de 1 cuatrillón de dólares (1000 trillones de dólares),  que se ciernen como una espada de Damocles, sobre todo el sistema financiero y económico internacional.

El mismo FMI ha advertido hace ya unos meses de la posibilidad que la economía global está entrando a un periodo de "stagnación" y a una probable nueva recesión, con las consecuencias que ello implicaría. (ver articulo)

Obviamente estos organismos no pueden decirnos toda la verdad. Ello sería propiciar ellos mismos el adelanto inevitable del descalabro global, el caos y el ajuste sin anestesia, con resultados imprevisibles. 

La pregunta de fondo es ¿hasta cuándo se podrá o podrán mantener esta realidad bizarra?
Y eso nadie lo puede responder con seguridad. La confianza de los inversionistas en los mercados financieros es la verdadera incógnita.

Por ello ahora tenemos que seguir preguntándonos seriamente, ¿Cuál de todos los potenciales "cisnes negros", conocidos o no, que hoy se ciernen sobre la economía global ,y que son muchos, económicos, sociales y geopolíticos, podrían ser el detonante de la nueva catástrofe?

Solo la historia nos responderá a esta crucial pregunta.

Mientras tanto, en medio de este mundo bizarro, tenemos que insistir nuevamente y más que nunca, que la experiencia y la prudencia, el análisis y la inteligencia, la vigilancia y la paciencia, son los socios más importantes en las decisiones de políticas y estrategias de inversión a corto y mediano plazo.

En un cambio importante de ciclos como en el que pensamos que estamos envueltos hoy día, y en el que más allá de lo circunstancial, el pasado y el futuro se bifurcan y se oponen, los riesgos para los inversionistas son profundos. (ver articulo)

Con estas  anotaciones y advertencias que espero les sean de utilidad, me despido de Uds. con un cordial abrazo hasta el regreso a mis actividades, Dios mediante, a inicios de la segunda semana de Noviembre próximo, cuando estaré nuevamente a su gentil disposición.

Gonzalo

PD. Para leer los artículos pueden subscribirse directamente al blog:  www.gonzaloraffoinfonews.com

0 comentarios:

Publicar un comentario